Críticas
METROPOLITAN OPERA HOUSE 2019 : MADAMA BUTTERFLY CINEMATOGRAFICA - EN VOCES CORRECTAS...
By BATTAGLIA
  • 19 de Octubre de 2019
  • Battaglia's:  

La producción del fallecido director de cine Anthony Minghella de Madama Butterfly fue repuesta, mostrando nuevamente sus habilidades cinematográficas.
La ópera comienza en completa oscuridad, silencio, y cuando se levanta la pantalla negra (espejo) en el frente, una bailarína vestida con kimono blanco aparece desde el backstage, ahora iluminado en rojo. Comienza la música y se la ve en un baile como posesa. Ella sale rápidamente cuando Pinkerton y Sharpless entran desde atrás para comenzar su diálogo. La acción se mueve rápidamente con pantallas shoji móviles(paneles de papel de arroz) en el escenario negro; otros accesorios son traídos dentro y fuera por figuras vestidas de negro y enmascaradas como se les llama kurokoen en el teatro tradicional japonés, son los ayudantes de escena invisibles. Los coloridos kimonos de las mujeres del coro cuando entran con Butterfly en el Acto I y la iluminación audaz mejoran la calidad cinematográfica como exótica de la producción.
Dirigida y coreografiada por la viuda de Minghella, Carolyn Choa, sigue siendo increíblemente hermosa por su simplicidad y audacia. Después de la ceremonia de boda de Cio-Cio-San con Pinkerton y de la irrUpcion del Tio Bonzo, el dueto de amor se realiza en un escenario oscuro iluminado por linternas de papel japonesas llevadas por kurokoen un ambiente romántico que no revela indicios de la tragedia que se avecina. El segundo intermedio se inserta en la vigilia nocturna con el coro silencioso. La última escena comienza con la difícil situación de la mariposa representada por un bailarín y un títere. El escenario vuelve a su negro desnudo para el suicidio de la mariposa, como dos ríos de faja roja para que la sangre fluya de su cuerpo. A medida que la pantalla negra cae, los caracteres japoneses "Madama Butterfly" aparecen lentamente en blanco como un rollo final.
La producción es un gran vehículo de exhibición para la música compleja y sofisticada de Puccini, así como para el cantante en el papel principal. La soprano China Hui He habitó al personaje y, a pesar de algunas deficiencias vocales, obtuvo un éxito en su desgarradora interpretación de una geisha que se enamora de un marinero estadounidense que regresa con una esposa estadounidense para reclamar a su hijo.
Una ya la había visto en la Arena de Verona interpretando el mismo rol en la producción histórica de Zeffirelli y uno vuelve a escuchar un notable instrumento de volumen y amplitud. Canta con considerable emoción y algunas veces con delicadeza. Pero no siempre es capaz de controlar la tendencia a la "fuerza" y, en consecuencia, el estilo de Puccini se ve afectado, sumada a su nasalidad en emisión.
El tenor italiano Piero Pretti, dio un Pinkerton de excelencia en interpretación. La Suzuki de Elizabeth DeShong, como siempre demuestra ser una de las mejores mezzosoprano de USA.
Sharpless fue un correcto Paulo Szot , como el resto del elenco que se pudo apreciar.
En el podio, estuvo el Mtro. Pier Giorgio Morandi el cual tendió a ser lento, bastante equilibrado, aunque su resultado sonase tedioso.
Al 2019, cuando uno asiste al MET, se enfrenta a grandes producciones de diversos “celebritys” reggistas. Uno siente que la Institución recorre un camino a transformar la misma en el Broadway de la Opera. Todo se permite y nada se termina vocalmente bien como en altre tempi. Uno vio una producción magnifica, admirable en verdad, pero la Opera es canto.

By BATTAGLIA

© Desde La Platea. Todos Los Derechos Reservados
Viajes y Videos