Críticas
MULATA, LA LIRICA AL SON DE CUBA...UN ESPECTÁCULO PARA DISFRUTAR
By LAURA FERRARINI
  • 26 de Agosto de 2019
  • Battaglia's:  

MULATA
LA LÍRICA AL SON DE CUBA


IDEA: Paola Ariza – Sergio Sosa Battaglia


DIRECCIÓN MUSICAL: Mtra. Eduviges Picone

 

PRODUCCIÓN: Paola Ariza - Julio Bravo

Sergio Sosa Battagllia

 

Trianon XXI – Sitio de las Artes

 

Solistas:
PAOLA ARIZA: SOPRANO
PABLO GAETA: TENOR
ALFREDO MARTINEZ: BARÍTONO

Músicos:
LEONEL GONZALES: VIOLÍN
JANSEL TORRES: PERCUSIÓN
EDUVIGES PICONE: PIANO

 

Prográma

PARTE I
Preludio e introducción (instrumental) Maria la O
Salida de Cecilia Valdés
Dúo de Maria y Fernando. Maria la O
Romanza de Fernando “Lejos de tu corazón”
Dulce quimera
Romanza de Cecilia “Duerme hija mía”
Intrumental chancleteras (Maria la O)

 

PARTE II
Malagueña
Damisela encantadora
Romanza de María Belén Chacón
Romaza de Jose Inocente
Tu, habanera. Sánchez Fuentes
La conga se va
Flor de Yumuri. Jorge Anckermann

 

“Y verán que no exagero
Si al cantar la habanera repito
La Habana es Cádiz con más negritos,
Cádiz es la Habana con más salero.”
Habanera de Cádiz

        Si algo tuvo la noche fue salero. Esta cuidada y elegante producción le regaló a la noche porteña un tapeo de lo mejor (pudiendo uno quedarse con partes de estas hermosas zarzuelas) de la obra de dos autores muy poco conocidos del repertorio lírico: Gonzalo Roig y Ernesto Lecouna.
Tal vez este último y su célebre María la O suenen más en el oído gracias a la versión del disco Fina Estampa de Caetano Veloso, como asi otrora en las voces de chansoniers como tenores como ser Plácido Domingo.
En líneas generales es un repertorio que pocas veces tenemos la emoción de disfrutar. Y digo emoción porque la unión de melodías con vuelo casi veristas junto a los ritmos propios de la zarzuela no española sino con lo afrocubano dan un encuentro cultural que se mejora mutuamente, aportando frescura a un estilo musical (la ópera, zarzuela, sainete) donde ya para la década del 30 venía en franco declive popular aunque no asi en Centro America, en donde su mayor exponente internacional será Ernesto Lecuona, y tendrá tanta trascendencia que muchas partes de sus “zarzuelas cubanas” tendrán romanzas que luego se cantarán como si fuesen boleros, claro ejemplo es Siboney, de la zarzuela de fínales de los años 20 “La tierra de Venus”
Después de una breve introducción por Sergio Sosa Battaglia para dar el marco histórico, musical como explicar las partes del todo comenzó el espectáculo.
La selección de temas fue acertada, Cecilia Valdez del Mtro Roig y Maria la O del célebre Lecuona, se fueron entremezclando y es aquí lo original del espectáculo. Ambas obras plantean el “grito de libertad de la Mulata”, un personaje que anda por La Habana como un espectro, en busca de su amor fiel y no la traición. La libertad en contra de la esclavitud es sinónimo en ambas obras fundamentales en la historia musical cubana. El agregado de violín y percusión le dieron una impronta rítmica justa. Asimismo un vestuario cuidado y sobrio en composé con el trabajo de diseño de la gráfica del show, dio como resultado una cuidadosa producción.
No es fácil para el músico clásico trabajar con percusión, el sonido se tiene que regular correctamente para que todas las partes se escuchen. En este caso, todo funcionó correctamente. El sonido circulaba por la sala, escuchándose perfectamente los instrumentos como las voces. Eduviges Picone aportó su vasta experiencia musical y su soltura para entradas y levares. Fue la base sobre la que se montó el espectáculo musicalmente.
Paola Ariza es una cantante encantadora, con una tesitura que puede atreverse a superar la complejidad de la partitura, la cual nunca la amedrentó en ningún momento. Posee una zona de pasaje pulida y redondea en todo el registro. Articula y gesticula de manera agraciada. Lleva el drama como la simpatía con igual soltura. Estuvo atenta a todo y se la vio con experiencia en los ensambles vocales y con los instrumentistas, aclaremos que es una soprano de trayectoria internacional, oriunda de Colombia, realizó sus estudios de repertorio en Cuba bajo el renombrado Mtro. Casa, contemporáneo de los celebres compositores y asimismo se presentó en el Teatro Lirico Nacional de La Habana.
Pablo Gaeta no quiso bailar! Charlamos un rato sobre lo difícil que es cantar en castellano lírico. Cosa cierta. Cuesta colocar las vocales, en especial en los bordes del registro. Y, si bien bromeábamos con la soltura corporal en estos ritmos llevó correctamente su voz a lo largo de la compleja partitura.
Alfredo Martínez lleva el ritmo en la sangre, oriundo como Ariza de Colombia posee una voz potente, la cual dejó al público con ganas de más, más canto, más baile. Se nota que está en las puertas de una gran carrera lírica.
Mulata no es un concierto más, es un gran producto, elegante e innovador.
Suma salero a lo clásico y trae melodías armoniosas que flotan sobre el público y se quedan prendidos al oído por largo rato. Uno sale de la sala cantando, con ganas de bailar, y esto hoy en día es tan raro como necesario.
Esperemos que haya Mulata por mucho tiempo!

© Desde La Platea. Todos Los Derechos Reservados
Últimas Críticas
Viajes y Videos