Críticas
NABUCCO , ERKEL THEATER (Budapest), e VIVA VERDI ...
By GABRIELA BELEN OJEDA SILVA (Cobertura internacional)
  • Slide
  • Slide
  • Slide
  • Slide
  • Slide
  • Slide
  • 08 de Enero de 2019
  • Battaglia's:  

Nabucco by Giuseppe Verdi

Erkel Theater (Budapest-Opera Magyar)

 

Conductor
Domonkos Héja
 
Nabucco
Alexandru Agache
 
Ismael
István Horváth
 
Zaccaria
András Palerdi
 
Abigaille
Szilvia rálik
 
Fenena
Erika Gál
 
Sumo sacerdote de baal
Ferenc Cserhalmi
 
Abdallo
Ferenc Kristofori
 
Anna
Mónika Budai-Langermann

Creditos

Libretista
Temistocle Solera
 
Director
Gergely Kesselyák
 
Escenógrafo
Editar Zeke
 
Diseñador de vestuario
Janó Papp
 
Coreógrafo
Atila kozma
 
Subtítulos húngaros
Ferenc ira
 
Subtítulos en inglés
Arthur Roger Crane
 
Director de coro
Gábor Csiki
 

 

Segunda función de la temporada de Nabucco. En esta velada pude  disfrutar de un elenco conformado por otro tipo de voces, más grandes, con las características exactas para interpretar Verdi. En lo personal creía no disfrutar de Verdi por su simpleza armónica, pero esa noche descubrí que era por lo subestimado que es por los músicos al pensar que sencillo es igual a fácil, nada más equivocado.

Escuchar la obertura dirigida por Domonkos Héja fue una absoluta clase magistral de interpretación (aún resuena en mi cabeza la perfección rítmica de los bronces). En la puesta en escena hay 3 retos para el reggiseur: 1.- es una ópera muy estática. 2.- hay un gran cuerpo coral. 3.- el escenario del Erkel es muy pequeño. Sin embargo Gergely Kesselyák logra salir victorioso de estas complicaciones. Con plataformas giratorias logra darle vida a los estáticos conjuntos musicales del segundo acto. Con la utilización de los pasillos laterales de platea logra lucir la cantidad de coristas, el primer acto fue toda una experiencia estereofónica (similar al Helikopter-Streichquartett de Stockhausen ). Y con sólo una bola gigante logra representar el poder y, por el contrario, hundiendo a Nabucco y luego a Abigaill en el escenario, la caída del poder (simbolismos claros, aptos para todo público). Menos es más y está puesta fue un ejemplo. La elección de cantantes para esta obra fue perfecta: Szilvia Rálik en el rol de Abigail es idónea, con un timbre metálico, gran extensión vocal y perfecta técnica se lució a lo largo de toda la noche, jamás se le sintió cansada. Por el otro lado está Erika Gál en el personaje Fenena, poseedora de un dulce y hermoso timbre, la completa antítesis. Agache Alexandru en rol de Nabucco se lució de principio a fin, con un hermoso fraseo, gran caudal vocal y extensa y fácil tesitura, un rey de temer. No puedo no mencionar el bis (sí, hubo bis del va pensiero luego de los aplausos finales, el público no estaba dispuesto a retirarse hasta que esto ocurriera), porque fue un momento inolvidable. El coro se arrodilló en el escenario y los solistas se sumaron, en la pantalla de sobretitulado desapareció el húngaro e inglés siendo reemplazados por el italiano, el director sale del foso y se da vuelta: es el momento de que el público se sume a cantar. El coral va pensiero es un himno a la libertad, nos fue imposible no emocionarnos, al retirarnos de la sala pudimos observar que aun había gente sentada en sus asientos llorando. Hay algo muy importante que podemos aprender de esta experiencia y es asistir a la ópera netamente para disfrutar, como si se tratara de una obra expresionista francesa, también podemos ser agradecidos por la total entrega de nuestros artistas, si ellos lo dan todo en el escenario ¿por qué nosotros no lo hacemos también (y nos les permitimos entretenernos sin mayores complicaciones)? Si usted piensa en asistir a una noche en la Ópera Estatal de Hungria le doy un dato: la copa de champagne sale menos de 4 euros y las porciones de finas tortas 3, compre unas y déjese mimar por los húngaros, créame que va a ser una noche que jamás olvidará.

GABRIELA BELEN OJEDA SILVA

© Desde La Platea. Todos Los Derechos Reservados
Últimas Críticas
Viajes y Videos