Recomendados
TURANDOT, NOTABLE CALAF EN UN MARCO BUCÓLICO TRADICIONAL...Margitszigeti Szabadtéri Színpad
By Battaglia
  • Slide
  • Slide
  • Slide
  • Slide
  • Slide
  • Slide
  • Slide
  • Slide
  • 11 de Junio de 2019
  • Battaglia's:  

   

TURANDOT

Musica : Giacomo Puccini / Franco Alfano

Escrito por Giuseppe Adami, Renato Simoni

Reparto: 


Turandot: Szilvia Rálik 
Kalaf: José Cura 
Liù: Cristina Pasaroiu  
Timur: Jurada László  
Emperador Altoum: István Róka 
Ping: Zoltán Kelemen 
Pang: István Horváth 
Pong: Péter Kiss 
Un mandarín por Kiss András

Conductor: Balázs Kocsár

Director: Balázs Kovalik 
Diseñador del conjunto: Éva Szendrényi 
Diseñador de vestuario: Márta Jánoskuti

Cabeza del brazo de los niños: Nikolett Hajzer

 

Llegar al atardecer al escenario Open Air de la Isla Margarita (en el medio del río Danubio) y ver el único escenario al aire libre permanente de Hungría, de por si impacta. Su auditorio de casi 3.000 asientos se encuentra al pie de la torre de agua monumental de 1911 y su escenario data del 1938. En el escenario con cualidades incomparables, grandes óperas, ballets clásicos , así como óperas de rock y musicales, se han introducido desde el principio. Aparte de los artistas húngaros de renombre, artistas y conjuntos de renombre mundial actúan regularmente.
  A partir de Junio se desarrolla  el llamado "Margitszigeti -Budapesti Nyári Fesztival),tres meses de actuaciones de memorables cantantes, este año por nombrar algunos destacados de la lirica mundial, José Cura (director del mencionado Festival), Marelo Alvarez, Carlo Ventre, Vittorio Grigolo, etc.
    Esta producción de Turandot de Puccini es un medio feliz entre las renovaciones drásticas de las tramas de ópera y la puesta en escena literal que sigue a cada coma en el libreto. Aunque ninguna de las actuaciones individuales tocó la grandeza, el director de orquesta Kocsar Balazs estuvo a tempos de ritmo rápidos con grandes adornos. La orquesta lo siguió con atención y entusiasmo ,saboreando su persistencia en las frases bien elegidas. Un segundo conductor en una caja lateral con las trompetas y los trombones ayudó a mantener los ritmos apretados. Las fanfarrias de fondo recto que sonaban en la producción escénica fueron las pocas notas ofensivas.
 Para Balázs Kovalik 8 REGISTA) la la China imperial es espléndidamente pictórica sin ser chillona. La corte de la princesa Turandot brilla en tonos oscuros, púrpuras y dorados, mientras que la multitud está formada por un gris oscuro. El coro es, de hecho, el motor detrás de la fluidez visual de la producción. Pautado por el teatro kabuki japonés, el Sr. Kovalik los tiene en constante movimiento con una coreografía ingeniosa, y mientras cantan magníficamente. Abundan las imágenes memorables, ejemplo fue la aparición de Turandot con incrustaciones de oro en el Acto I, cortesía del impresionante diseño de vestuario de Márta Jánoskuti. Aún más efectivos, sin embargo, son los toques simples y los símbolos visuales que aclaran la trama. Así, el emperador Altoum, hábilmente cantado según la convención del tenor mayor por István Róka, Está flanqueado por dos figuras que protegen sus ojos de los horrores que se desarrollan debajo del trono. Los tres funcionarios imperiales, Ping, Pang y Pong, no solo desaniman a Calaf para que no arriesgue su cabeza al cortejar a Turandot. Durante su trío bucólico, se quitan el maquillaje teatral, se escapan de su personalidad oficial y le muestran a Calaf las respuestas a los tres enigmas. Vocalmente, los ministros eran una tríada correcta de timbres, el muy capaz barítono Zoltán Kelemen (Ping) que contrastaba con los tenores, uno flauta, el otro más pesado, de Zoltán Megyesi (Pang) y Peter Kiss (Pong). Esta producción no enfatiza la naturaleza cómica de los ministros, minimiza la falta de satisfacción de Liù y la fragilidad de Timur, en fin desaliente a Calaf de arriesgar su cabeza cortejando a Turandot. 
El rey tártaro sólidamente cantado por Laszlo Szvetek era viejo pero orgulloso, su voz oscura con graves correctos. Después de que Liù se suicida, su cuerpo no desaparece, sino que permanece en el escenario, un recordatorio del viaje manchado de sangre de Turandot hacia su florecimiento emocional. Cuando se da cuenta de que Liù está muerto, Timur le da a su hijo una larga mirada de reproche y disgusto y vemos que la fría carcasa de Turandot comienza a resquebrajarse. Cristina Pasaroiou hizo una Liù heroica, segura de su superioridad moral sobre su rival real. Con más acero que plata , la Sra. Pasariou entregó ambas arias con buen legato y sensibilidad. Si él le hubiera dado la hora del día, en cualquier producción, Liù habría sido demasiado bueno para Calaf. Esto fue especialmente cierto de este Liù y este Calaf.

Ya sabiendo las respuestas, el Príncipe Desconocido hizo un gran espectáculo de hacer girar las ruedas dentadas de su cerebro durante la Escena de Adivinanzas José Cura sacó a relucir sus armas tenoriales en llamas. Él arrojó todas las notas principales de Calaf, incluido su extenso agudo final en "Nessun dorma", su voz lució grande, rotunda como en fraseo italiano de gran carácter. Un Cura de pura cepa, que emergió triunfante entre voces correctas. 
En resumen una TURANDOT , con fuerte carácter vocal de Calaf , y que dpara un open air fue  un excelente espectáculo en el Margitszigeti Sxabadterí Szinpad.

By BATTAGLIA

© Desde La Platea. Todos Los Derechos Reservados
Últimas Críticas
Viajes y Videos