Críticas
UN SUEÑO, ÓPERA CONTEMPORÁNEA..."EL PAISAJE SONORO DE LOS RECUERDOS"...
By LAURA FERRARINI
  • Slide
  • Slide
  • Slide
  • Slide
  • Slide
  • Slide
  • 31 de Agosto de 2019
  • Battaglia's:  

UN SUEÑO (ópera)

COMPOSICION Y DIRECCIÓN MUSICAL: SEBASTIÁN BOERIS

LIBRETO: ANA SOFÍA ROMAGNOLI Y SEBASTIÁN BOERIS

TEATRO DYNAMO

LA PLATA

 

 

DIRECCIÓN DE MOVIMIENTO ESCÉNICO: DIANA ROGOVSKY

DIRECCIÓN DE ESCENOGRAFÍA Y VESTUARIO: ZACARÍAS GIANNI

REALIZACIÓN DE VESTUARIO: MARIANELA MARINO

ILUMINACIÓN: AGUSTINA PALERMO

PRODUCCIÓN: ENSAMBLE MINIATURA

Instrumentistas


Clarinete y Clarinete bajo: Camila Aguilar
Trompeta: Edwin Cabrera
Vibráfono: Sergio Yraita
Arpa: Nadina Tortarolo
Guitarra: Sebastián Novoa Oliva
Violín: Eliana Vazquez
Violoncello: Macarena Aguilar Tau

 

PERSONAJES

UNA MUJER: Ana Sofía Romagnoli

TRES MUJERES: Anabela Zuccarelli, Paula Silvia Barbalarea, Ana Graue

 

 

 

“En una noche cualquiera,

De un futuro incierto,

Una mujer se sumerge espontáneamente

En sus ideas….”

 

Un sueño es una ópera. Una ópera con sonido y estructura académica y una impronta contemporánea.

Con un texto vagamente críptico juega con los paisajes sonoros cercanos a los sueños y el transitar de los pensamientos.

Como este complejo esquema suele ser difícil para el público en general, se lo ha rodeado de pequeños detalles para darle sustento dramático.

El primero y fundamental: la idea de la puesta. La  orquesta sobre el escenario, como un personaje más, un poderoso y sencillo juego escenográfico (realizado por Zacarías Gianni) y un brillante juego de luces (Agustina Palermo) y así crear los climas necesarios para atrapar al público.

El juego de tensiones, hasta llegar al climax, lo dio sin lugar a dudas la iluminación. Casi de características de colorista cinematográfico, diferenciando cada escena y parte musical.

La escenografía le dio profesionalidad a la puesta. A veces, en este tipo de producciones “off grandes teatros”, todos “colaboran con elementos o tiran ideas”: gran error. Se nota la coherencia cuando hay una idea artística. En ese caso el juego geométrico ayudo a dar la idea futurista,  de cajas dentro de cajas, que la trama requería.

Ana Sofía Romagnoli llevó el hilo de la acción;  con una voz dulce dejó que la fragilidad del personaje fluyera. El esquema corporal creado por Diana Rogovsky y la aparición de los ecos femeninos le dieron un color combativo, tan a la par con la femineidad de estas épocas y le proveyó un soporte actoral.

La orquesta joven sonó acorde con los matices de la idea general de la puesta y fue un personaje más.  Buena adaptación a las exigencias de volumen de la sala y las voces.

Sebastián Boeris dirigió atento a todo y fue claro en levares y suspiros. Dejando en escena su perfecto conocimiento de la partitura.

 

Un sueño, ópera contemporánea. Para ver y recomendar. Porque no solo de Puccini vivirá el hombre.

Laura Ferrarini

© Desde La Platea. Todos Los Derechos Reservados
Últimas Críticas
Viajes y Videos