Por el Mundo
LA MEJOR MÚSICA NAVEGA POR LOS MARES DEL MUNDO EN LOS CRUCEROS DE CRYSTAL CRUISES
By GUIDO MINERBI
  • 24 de Mayo de 2019

Crystal Cruises ofrece a sus huéspedes una programación musical ecléctica, variada y de la más refinada calidad, como parte del entretenimiento a bordo. En el Crystal Symphony disfrutamos del sutil arte de una joven pareja de Liverpool en un crucero desde New Orleans hasta Rio de Janeiro…

Música a bordo
En todos los barcos de crucero se presta mucha atención a brindar a los huéspedes un vasto programa de entretenimiento que contribuya a la experiencia de un viaje por mar. Sin embargo, en nuestro crucero en el Crystal Symphony desde New Orleans a Rio de Janeiro, notamos diferencias que colocan a Crystal en un nivel decididamente superior. El primer factor de diferenciación es el volumen. En Crystal, la calidad y el lujo se miden también en decibeles.

 

 

La música, tanto clásica como popular, está siempre en el nivel sonoro adecuado. Se trata de que los huéspedes la disfruten, respetando sus tímpanos y sin aturdirlos. En segundo lugar, la música a bordo de Crystal es la suma de un sabio “mix” de estilos, intérpretes e instrumentos. A Schumann, Ravel, Vivaldi y Brahms -por mencionar sólo a algunos- se les suman The Beatles, Domenico Modugno, Vinicius de Moraes, Joan Baez, o Piazzolla. Hay intérpretes de la talla de la violinista ucraniana Helen Kovalenko, capaz de interpretar un concierto o un tango con igual maestría. Se le suman René Toledo, guitarrista ganador del Premio Grammy y el pianista clásico Rustem Hayroudinoff, en carrera para el premio de la BBC al mejor CD clásico del año. Excelente también el Crystal Quartet, que siempre ejecuta la mejor música, bailable o no. Y hay muchos más…
Matt & Sarah: un dúo memorable
Sin desmerecer los méritos de todos ellos -si tuviéramos que elegir- votaríamos por el maravilloso dúo de Matt & Sarah, una joven pareja de Liverpool, patria de The Beatles. Matt tiene 33 años y Sarah dos menos.
Matt & Sarah, muy “British” ellos y marido y mujer, cantan a dúo, acompañados en guitarra por el mismo Matt. Él es uno de los mejores intérpretes de guitarra que hayamos tenido la oportunidad de oír en alta mar o en tierra firme…
Matt y Sarah Wilkinson se conocieron hace doce años y cantan juntos desde 2012. Se casaron en 2015 y ese mismo año se embarcaron en el Britannia de P&O y luego en el Arcadia y el Ventura de la misma naviera. Antes habían trabajado en hoteles y en Disneyland en París. Sarah -nacida en Londres- había sido bailarina. Matt, por su parte, nativo de Reading (Berkshire) se dedicaba al patinaje sobre hielo.
Su repertorio anglosajón
El amplio repertorio del dúo incluye más de 700 títulos y es decididamente anglosajón. Lo integra música popular de los años 50 hasta nuestros días. Su fuerte es el pop, la música “country”, “folk” y baladas americanas, australianas y canadienses. Obras de The Beatles nunca faltan en sus frecuentes presentaciones a bordo. Algo diferencia a Matt & Sarah de otros músicos y conjuntos que hemos disfrutado en tantos cruceros. Además de contar con un muy amplio repertorio, reciben con generosidad los pedidos de los huéspedes. En no más de 48 horas se documentan en Internet (que a bordo del Symphony es de uso libre), estudian la canción solicitada y luego la presentan.
Íconos canadienses y australianos
Comprobamos esta disponibilidad para satisfacer los pedidos de los huéspedes por pura casualidad. Hay una tradicional balada que los canadienses aman casi tanto como los australianos adoran “Waltzing Matilda”. Se trata de “Four Strong Winds” (Cuatro Vientos Fuertes), compuesta por Ian Tyson en los años 60. Preguntamos a Matt & Sarah si la podían interpretar para nosotros, pero confesaron que la conocían de oídas sin tenerla en su repertorio…, No debimos esperar mucho: ¡dos noches después la interpretaron maravillosamente para los huéspedes del Symphony como si siempre la hubieran cantado.
Dos historias y un dúo
Sarah desde los tres años concurrió a una escuela de teatro donde aprendió danza, canto y actuación. Matt, al contrario, nunca tuvo una formación académica pero sí el estímulo de sus padres. Siguió el ejemplo de su madre, cantante y guitarrista, Cuando él y Sarah se conocieron, resolvieron formar un dúo con el objetivo de embarcarse en algún momento, navegar y conocer el mundo. Su primera actuación profesional fue en tierra firme para el Grupo Savoy Hotels. Comenzaron presentándose en la isla de Madeira. Luego actuaron en Marmaras (Turquía), Lanzarote (Canarias), Croacia y –finalmente- en Marrakech (Marruecos).
Ambos fueron a vivir por su cuenta dejando sus respectivos hogares paternos con apenas 18 años. Hoy día cuentan con su propio agente -Gary París- y su proyecto para el futuro es trabajar a bordo de cruceros fluviales en los ríos de Europa para estar a corta distancia de su casa en Inglaterra.
Consejo de expertos
Les preguntamos si podrían compartir un consejo para quienes quisieran hacer carrera a bordo de una naviera. Su respuesta absolutamente sincera no nos sorprendió mucho: “Lo importante no es sólo lo que uno sabe hacer, sino a quién uno conoce…”
En nuestra opinión personal, por mucho que las relaciones puedan pesar, el factor decisivo en el caso de Matt & Sarah fue su arte y su simpatía contagiosa. Nosotros desembarcamos en Rio de Janeiro, pero volvimos a encontrarlos en Buenos Aires. Pasamos todo un sábado juntos, recorriendo los puntos más atractivos de la ciudad. Tuvimos así la oportunidad de ver que la buena música no viene sola: en este caso la acompañan el entusiasmo y la vitalidad de dos entrañables seres humanos…
Texto: Guido Minerbi
Fotos: Carmen Silveira

© Desde La Platea. Todos Los Derechos Reservados
Últimas Críticas
Viajes y Videos